miércoles, 29 de junio de 2011

Causas de la insurección de 1932 en El Salvador

1932 es un año que marca un periodo de conflicto grande en El Salvador, con la presidencia del General Maximiliano Hernández Martínez. Cuando apenas asumía su presidencia a través de un golpe de estado al gobierno de Araujo, el partido comunista PCS participo en la insurrección junto con un grupo de campesinos e indígenas del occidente del país hecho que fue sangrientamente frustrado para el grupo de revolucionarios a tal grado que se habla de un estimado de 30,000 muertes.
Las razones del levantamiento ó insurrección de 1932 pueden estar sujetas a las siguientes circunstancias que se detallan a continuación:
1. La adversa situación económica a consecuencia de la crisis mundial en 1929. La crisis dio inicio en los Estados Unidos de Norte América, en la bolsa de valores Wall Street la cual era la encargada de comprar y vender las acciones de las empresas. En octubre de 1929 las acciones bajan de precio afectando de inmediato al sistema financiero de los Estados unidos, y a las empresas Norteamérica y europeas que hacían sus préstamos a estas entidades. Las empresas al no tener acceso a crédito para financiar sus operaciones se ven en la obligación de despedir de forma masiva a sus empleados. En un periodo corto se vieron afectadas la productividad y las exportaciones afectando en mayor medida a los países pobres.

Durante este periodo la economía de El Salvador estaba basada en un 95% sobre el café, al bajar las exportaciones la economía del país se ponía en una difícil situación. Incluso el historiador Thomas Anderson en su libro El Salvador 1932 se menciona que en los primeros meses de 1930 los cafetaleros dejaron perder toda su cosecha de café, debido a los bajos precios ofrecidos en el mercado mundial.

Obviamente a estas alturas la subsistencia se volvía cada día más difícil lo que conllevo a ciertos sectores populares a organizarse y comenzar a velar por sus derechos que tanto habían sido pisoteados.

2. Desigualdad y despojo de las tierras (“el Malestar Agrario”).
Posteriormente a la independencia de El Salvador, se comenzó al despojo de las tierras (ejidos) que les pertenecían a los indígenas y paso a manos de los hacendados y terratenientes quedando en manos de una sola persona las tierras comunales que les pertenecían a los indígenas, esto como era de esperarse causo descontento a lo largo de varias décadas.

Los campesinos que en su mayoría eran indígenas eran explotados al momento de trabajar la tierra por parte de los hacendados ó terratenientes incluso eran violados todos los derechos como seres humanos.

Se estima que a finales de 1930 la paga para un campesino en una hacienda era de dos tortillas y dos cucharadas de frijoles salcochados al inicio y final de la jornada. El valor que los hacendados daban a un trabajador campesino era tan bajísimo que suponían que un animal de labranza tenía mucho más valor.

En 1932 las comunidades indígenas comenzaron a exigir que se les devolvieran las tierras comunales puesto que veían como una forma de poder salir adelante trabajando las tierras comunales.

3. Inestabilidad política.
En 1931 Arturo Araujo fue elegido presidente de la república en corto tiempo como presidente redujo el salario de los empleados en más de un 54%, posteriormente fue derrocado por el General Maximiliano Hernández Martínez, dando inicio a una dictadura militar. Dicho presidente estaba dispuesto a lugar contra toda organización “comunista” que se quisiera sublevar al gobierno. Ya para este periodo había cobrado vida el PCS y los dirigentes que movían masas como Farabundo Martí, Mario Zapata, Alfonso Luna e incluso el cacique Feliciano Ama.

4. El fraude electoral en enero de 1932.
Durante las elecciones del 3 de enero de 1932 muchos líderes indígenas tenían la posibilidad de ser nuevos alcaldes de sus pueblos. Esto por su supuesto garantizaba que los nuevos alcaldes lucharan por la recuperación de las tierras que se les habían quitado a los indígenas. El gobierno a sabiendas de esta situación no tuvo otro camino de hacer fraude electoral violentando un derecho político más de los campesinos-indígenas. Esto quizá paso hacer el detonante del posterior levantamiento indígena ó como el primer movimiento revolucionario registrado en América Latina.

Los pueblos indígenas y campesinos del occidente del país cansados de los atropellos se organizaron para posteriormente alzarse en rebelión contra el régimen el 22 de enero de 1932.

Según algunos estudios no se sabe si el partido PCS tuvo relación directa con el levantamiento indígena. Por otro lado algunos afirman que el PCS sacó provecho de la pobreza de los indígenas para convencerlos y levantarse en forma coordinada. Lo cierto está en la reacción que tuvo el gobierno atentando contra la vida de todas las personas indígenas ó pertenecientes a cualquier movimiento revolucionario, dando paso a un etnocidio con un número cuya cifra rodea las 30,000 muertes.
Estas como se mencionó a un inicio podrían ser algunas causas del porque se originó la insurrección de 1932. Pues es de considerar que no solamente intervinieron factores internos sino que incluso se pueden ligar a factores externos como lo fue la crisis mundial desarrollado durante el 1929-1939 aunando los cambios revulsivos en la pisoteada sociedad indígena de nuestro país y las corrientes del pensamiento comunista que se divulgaba desde el continente europeo particularmente con la Unión Soviética.
Importante considerar que a partir de esta represión se comenzaron a perder algunas costumbres y tradiciones indígenas por temor hacer asesinados por el gobierno, por citar algunas la vestimenta de las mujeres que usaban el famoso refajo, el nahuat y otras se fueron perdiendo.



Bibliografía:


- Formación y lucha del proletariado salvadoreño, Rafael Menjívar, UCA Editores.
- Acumulación originaria y desarrollo del capitalismo en El Salvador, Rafael Menjívar, EDUCA.
- El Salvador, 1932, Thomas R. Anderson, The Lincoln, University of Nebraska Press.
- Diccionario Histórico Enciclopédico de la República de El Salvador, Miguel Ángel García, Imprenta Nacional.

- Will Alfredo Pinto, dirigente indígena de Izalco y miembro de “la Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932.

1 comentario:

  1. Muy Bien Sorto , Lo felicito yo solamente agregaría al final de esta pag. las fuentes bibliograficas consultadas y así le da mayor valides a este interesante articulo lo felicito.

    Carlos Osegueda.

    ResponderEliminar